viernes, 17 de septiembre de 2010

Las mariposas.

Las mariposas se han vuelto carnívoras
y se arrastran como nubes de plomo.
Se acerca el otoño y yo no sé cómo
sobrevivir en este mar de víboras.


Avanza el veneno en la cañería
y, la verdad, no lo quiero parar,
me parece mejor verlo abrasar
todo hasta que sea nada vacía.


Comen carne ahora las mariposas
y se rebozan entre falacias,
dejando cuchillos entre las rosas.


Finaliza el verano y sus  fragancias
ya no son más que piedad y otras drogas,
simples garabatos: hola, adiós, gracias.





En el tocadiscos:

3 comentarios :

  1. Anónimo18/9/10 2:40

    Jajajajajajajajajajajajaja. Me lo has puesto muy muy muy complicado.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo18/9/10 2:41

    Ahora que me doy cuenta...asi que tirando de la rima clasica eh!un soneto...muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy complicado.obtendras una muy humilde respuesta.

    ResponderEliminar
  3. Tampoco exageres. Se me ha quedado un poco en quiero y no puedo... pero lo he intentado.

    Espero impaciente.

    ResponderEliminar